Por La Redacción
18/3/2019

Escudo Seguros incorporó tecnología IP para optimizar la comunicación

En pleno proceso de modernización y buscando solvencia operativa en el sistema tecnológico e informático, la compañía decidió migrar la telefonía analógica a esta nueva modalidad tecnológica que le permitirá perfeccionar la comunicación entre sus sucursales y la casa central, potenciando la calidad del servicio y mejorando la productividad en los entornos de trabajo.

Continuando con su proceso de modernización y buscando solvencia operativa en el sistema tecnológico e informático, Escudo Seguros decidió dar un gran paso en las comunicaciones y migrar la telefonía analógica a la tecnología IP. La tecnología IP, denominada Voz sobre Protocolo de Internet o también llamada VoIP (por sus siglas en inglés over IP) es la tecnología que hace posible que la señal de voz envíe a través de Internet mediante un protocolo IP (Protocolo de Internet). A partir de ello, en lugar de enviar la señal de forma analógica, como hace la telefonía convencional, envía la voz en forma digital, más precisamente en paquete de datos. Esta nueva modalidad tecnológica, mayoritariamente utilizada en el mercado empresarial, permitirá a la compañía optimizar la comunicación integral entre todas sus sucursales y la casa central, potenciando en forma notoria la calidad del servicio y mejorando la productividad en los entornos de trabajo. El proceso que está en marcha en Escudo Seguros tiene una meta muy clara y concreta: crecer, consolidarse como organización y estar en la cima del segmento del mercado.



Comentarios

Sea el primero en escribir un comentario.

Dejá tu comentario

Columna de opinión

Por Gabriel Iezzi
Distinción entre el dolo y la imprudencia

La distinción entre el dolo y la imprudencia ha cobrado una asombrosa importancia en la práctica judicial argentina de los últimos tiempos.

Quiero recibir lo mejor de Universo Escudo

Columna de opinión

Por Gabriel Iezzi
Distinción entre el dolo y la imprudencia

La distinción entre el dolo y la imprudencia ha cobrado una asombrosa importancia en la práctica judicial argentina de los últimos tiempos.